Hace un tiempo, por recomendación y pedido de ustedes, compré la máscara de pestañas Bambi Eye False Lash y hoy quiero contarles mi experiencia. Quiero empezar por decir que me gusta el concepto de pestañas «bambi», me parece tierno y me hace acordar a la película de Disney.

El cepillo es de silicona, corto, apenas se afina en los extremos y es compacto. Las cerdas son cortitas y el tono negro tiene buen pigmento. Creo que es un aplicador fácil de usar y con el que se pueden trabajar las pestañas de a poco.

El efecto volumen se nota enseguida y las pestañas quedan con buena definición y separadas. Se logra un efecto «abanico», muy lindo y natural. Yo no utilizo arqueador y, sin embargo, noté que las pestañas quedaron con buena curvatura.
La segunda capa deja mayor volumen, pero amontona un poco más las pestañas. Mi recomendación es que no esperen mucho entre una capa y otra, para evitar el efecto contrario al deseado.

La duración me pareció muy buena: la curvatura y definición se mantuvieron y no noté residuos sobre las mejillas (no se descascara). Para retirarla usé un agua micelar clásica y luego mi jabón facial de turno. Las pestañas quedaron perfectas y no tuve que frotar de más para retirar el producto por completo.

Creo que Bambi Eye False Lash es una máscara de pestañas hermosa, con la que se logra un muy lindo efecto, tiene buen cepillo y una excelente duración (más de 8 horas). Yo usé la versión lavable. Las máscaras de L’Oreal Paris nunca fallan y esta no fue la excepción. Va directo a mi podio de favoritas.